Skip to content Skip to left sidebar Skip to footer

Poemas

Poema “Mi Lecho y Tú”, autor Oigufer Aicnelav.

“MI LECHO Y TÙ”

Tras una tarde feliz

Ya dormías en mi alcoba

Ya mi almohada te sentía

Y yo gozando de que fuera así,

Tu cuerpo reposaba pleno,

Mis sabanas cubrían tu piel,

Tus ojos que ignorando todo,

Estaban prisioneros sin saber,

Mi corazón seducía  mi mente

En afanes de robarte un beso,

Mire de pronto en mí al engaño

Y él estaba ahí,

 Cubriéndote la espalda,

 Y mi deseo se quedó en intento,

Volví a mirarte sin recelo,

Porque mi sueño se volvía dicha,

Pase la noche contigo,

Yo no estaba junto a ti,

Pero tú dormías en mi lecho.

Oigufer Aicnelav.

Poema “Silencio”, autor Oigufer Aicnelav.

“SILENCIO”

Mi cuerpo arrastra,

Tras tus movimientos

Una gran locura despierta junto a mí,

Cautelosamente quiebro ante tus maneras,

Y velozmente asoma la envidia de reír

Mis manos se atrapan,

Acarician el temor de mis halagos,

Lo confunden,

Lo fatigan,

Lo abrigan junto al frío del invierno

Tu mirada bella susurra en mi poema,

Tu voz derrapa la excitación de mis venas,

Tu cuello y tus hombros se cobijan con tu pelo,

Y tus labios,  se protegen de los vientos

Mis celos y tu risa son un engaño

Tus pasos un vaivén en mi desdeño,

Mi ego grita,

Acusa que te ama,

Mi  pulso se violenta,

Protesta,

¿Porque callas…?

Oigufer Aicnelav.

Poema “Ave de Ornato”, autor Oigufer Aicnelav.

“AVE DE ORNATO”

Mirando al cielo yo buscaba,

Un ave hermosa en el cielo dibujada,

Y  al mirarme y verme herido,

Tú bajabas

Que mensaje traes bajo tus alas,

Dímelo ya, no calles más, haz una escala,

Irrumpe el viaje,

Dame una señal, tan solo abrázame,

Quiero comprenderlo,

Dar vuelo a mi entendimiento,

Aceptarte así, mi razón, desechar mi ego,

Porque tu rostro cundió mi paz,

Y mi paz, acusa desconcierto cuando tu no estas,

No cabe duda que el amor sorprendió mi espera,

Que se fastidio de mis ansias y de mis maneras,

Que por buscarlo a cuenta de un capricho,

Arrojo al ocaso mis ilusiones muertas,

A tras yacen ya los zanates

Sin vida, donde justo merezcan

Y tal vez sin saber pero deseas

Cruzar mi mar, fundar

Hacer blanco mi pecho de tu dorada flecha

Me confieso ante tu belleza,

No me satisface el espejismo de tu cuerpo,

Quédate conmigo, se la presa de mis sueños

Todo en ti inspira un literato,

Incluida tu sonrisa y lo dulce de tu canto

Esa pizca de inocencia,  todo tu retrato

Dame un espacio, quiero ser guía en tu corazón

Y poder pescar de entre tus redes

Tal vez metáforas, tal vez poemas.

Oigufer Aicnelav.

Poema “Pueblo Herido”, autor Oigufer Aicnelav.

“PUEBLO HERIDO”

El mundo sabe que existes, se lo ha dicho la historia

Pues aquí desde su cuna, sor Juana ha dicho tu nombre

Cuantas  mentes intelectas,  guardan  en su memoria

 Pintando en la belleza,  cuando fuiste  paz y gloria

 

Amado Nervo es testigo, a bordo de aquel tranvía

  Entre arboledas al viento le decía,

Aquí nació, aquí nació, la décima musa

Sorprendido el eco   sus palabras repetía

 

Por tus calles brotan lágrimas

Reprochando el inconsciente de mi ego

 El verdor de sus ramas quejándose

 Aguardando en la esperanza a  no morir.

 

Hoy el tiempo permanece intacto,

Agonizando  el antaño se resiste,

Solo la nostalgia permanece viva,

Y el recuerdo  gesticula una sonrisa

 

Miro aún tu belleza que perdura,

En tu gente,  En tus campos, en tus flores

Aún del maquillaje de quien manda

Que  labrando  en aras de  jolgorios

Nefastamente ha fracasado.

 

 Manos ajenas te flagelan, estas herido

Más nunca morirás, lo dice el brío de tus campos

Tierra fértil que amamanta el grano

Olor a tortilla de maíz hecha a mano

 Mi olfato no deja duda, la cocina aun humeando,

La sazón exquisita de la abuela,

 

Pueblo con encanto te han llamado

Ilusos, desde siempre has merecido

Vientre bendito, de historia y letras,

Albergue perfecto para todo el mundo.

 

Oigufer Aicnelav. 

Poema “Por algo se Cruzaron Nuestras Letras”, autor Oigufer Aicnelav.

“Por Algo se Cruzaron Nuestras Letras”

 

Por algo se cruzaron nuestras letras,

En la odisea de la magia del destino,

Son el fruto que invoca la memoria

Y su cómplice el agudo pensamiento.

Es desde entonces mi morada,

Donde convoco a que me inspire la belleza,

Litigando con justicia en mí silencio,

Me susurra,  que yo plasme un sentimiento en pergamino.

Mis puños las abrazan sin soltarlas,

Celosamente  como sedas mi mano las escribe,

En afán de seducir a mis lectores,

Atraparlos en el laberinto de mis sueños,

Es mi razón que explica  mis motivos,

De pasar en esta vida inadvertido,

Triunfante he vencido a mis temores,

Con solo la magia que nace de una pluma,

Es un placer que satisface mi deseo,

Es la soberbia a no guardarme lo que siento,

Es la algarabía  de mis cinco sentidos,

Vibra la imaginación en cada intento,

De lograr en cada línea mil caricias,

De construir metáforas  que también lastiman,

Son un fin de coincidencias, son materia prima; lágrimas y sonrisas.

A solas fluyen mis ideas  en conflicto casi siempre

Nacidas de lo cotidiano de la vida,

Unas mueren sin nunca ser leídas

Otras más se aferran a quedarse y luchan

Pero solamente  las que sobreviven, pueden ser sentidas.

Autor. Oigufer Aicnelav.

Poema “Melancolía en tus Ojos”, autor Oigufer Aicnelav.

“Melancolía en tus Ojos”

 

Mis ojos en vano  la  han buscado

En mil rostros de cuanta belleza  sobrada

Cientos de ellos  intentaron

Seducir a mis pupilas  e  iris

He soñado en mis noches  descubrirla

En  el afán de mirarla frente a frente

Robar como un bandido  su secreto

Y salir de su laberinto triunfante

Necia  es  su soledad, que su libertad no acepta

Egoísta más aún, por voluntad  ser   prisionera

Es su mundo la tristeza, solo  en suspiros  se queja

Extraviada en las tinieblas

Sin luz, más que  su amada luna

Lagrimas solo refleja

Quizás  jamás la encuentre

Tal vez  en mutación   y me sorprenda

Tu sonrisa que me diga ya no existe

Llego a su fin  no busques más, se ha hecho trizas

Sonríe, melancolía ha muerto.

Ha sido de  mis ojos desterrada. 

 

Autor. Oigufer Aicnelav.

 

Poema “Instante de Inspiración”, autor Oigufer Aicnelav.

“Instante de Inspiración”

Todavía, todavía ayer

Caprichosamente vivía postrado ante el hastío

Mirando al tiempo escapar de entre mis manos

Esperando la ocasión de querer y ser amado,

Guardaba con recelo una esperanza,

 

Pero hoy; arrastrado por la suerte y la fortuna,

Y  como sol en primavera, apareció contigo…

 

Llegaste así, en el momento preciso

Y como un instante de inspiración

Te convertiste en mi delirio,

 

Llegaste así, en tu rostro tatuado la alegría

Y tus tristezas, bien ocultados sin desdén en el olvido

Y ni señal de una lagrima caída

 

Llegaste así, como un instante de inspiración

Entregando miradas que desahogaban en risas

Con la sien despejada sin pretender malicias

 

Llegaste así; despertándome con tu voz y sus tripletes

Alegrando mi corazón que agradecía fortuna y suerte

Acariciando mi sombra, así tan de repente

 

 

Como un instante de inspiración

Con el pelo empapado de frescura,

Atrevida, sin miedos, sin temores, sin censuras

 

Y verte así;

Con aquel reír exagerado a cada instante

Desataste sin remedio mis sonrisas naturales

Que afanosamente se hallaban suspendidas

 

Llegaste así,

Recomendada por mi ausencia y mí silencio

Advertida por mi actitud y mis deseos

Interpretando tan a priori lo que siento

Instante de inspiración

 Gracias, gracias por conocerme  .

Autor.  Oigufer Aicnelav.

Poema “Décima Musa”, autor Oigufer Aicnelav.

“DECIMA MUSA”

Aquí yace,

Bajo el confort de su sombra fantasiosa

Tu recuerdo, indeleble

 

Hoy aquí y en tu memoria

Recordamos tu grandeza

Mujer nacida en mi tierra

Fértil en medio de dos puntos

San Miguel Nepantla significa

Orgulloso soy de aquí.

Hermoso por naturaleza

 

Tu vida fue verso y prosa

Loas divinas y sonetos

Mujer que venció a su tiempo

La historia en tus poemas queda

 

Y el paisaje que te vio nacer

De esplendor en sus trigales

Y en sus flores, colorido y fantasía

Más atentos y de gala ante tus ojos

Dos vigías, el Popocatépetl y el iztacihuatl

Y de ti, la herencia de la gran pluma que me inspira

Al desnudo de mis sentimientos por tus letras

Y aquella frase basta de razón

                                                 En honor y defensa de tu género.

 

Autor. Oigufer Aicnelav.